domingo, diciembre 14, 2008

241-Cuando el espíritu está ennegrecido ni el más potente de los flashes puede iluminarlo.
Soñamos e intentamos jugar con la luz creyéndonos superiores, la realidad nos pone en nuestro sitio.

Publicar un comentario en la entrada