domingo, diciembre 21, 2008

243-Cuando nuestras construcciones crecen más que los árboles rozamos el absurdo.
Nuestro irrefrenable deseo de expandirnos no tiene límite, queremos llegar al cielo, esfuerzo baldío, nunca tendremos alas.
Publicar un comentario en la entrada